Marketing

Marketing

La estrategia boca a boca es tan antigua posiblemente como las comunicaciones. Alguien descubre algo, tiene una experiencia altamente positiva y, de ahí, lanza la fama. Era seguramente lo que hacía que las posadas de la Edad Media tuviesen éxito o no, lo que hacía que tal modista de las tiendas de finales del XVIII lograse más clientela que otra o lo que impulsaba el alcance del mercado de la tienda de ultramarinos que un siglo después llegaba a esa calle, por poner unos cuantos ejemplos potenciales.   

Suena a antiguo porque lo es, pero lo cierto es que sigue siendo una técnica importante y decisiva. Sigue siendo crucial a la hora de explicar el éxito de no pocas compañías, servicios o tiendas. Y, de hecho, como acaba de demostrar un estudio de la estadounidense Unity Marketing, el marketing de boca a boca sigue siendo el más empleado… aunque no se tenga muy claro cómo funciona o no se le suela meter en la lista de lo que se debería cuidar y hacer.  

El estudio se ha centrado en el papel de los retailers y en cómo estos llegan a sus consumidores. Los datos demuestran que muchos consumidores siguen descubriendo tiendas porque alguien se las recomienda, aunque los vendedores en cuestión no sean del todo conscientes de esta realidad o de cómo funciona en los tiempos que corren. Según el estudio, por ejemplo, un 80% de los vendedores de muebles considera que el marketing boca a boca es su más poderosa herramienta, pero fallan al comprender cómo esto opera en el siglo XXI. Solo un 5% señala como efectivas a las redes sociales, a pesar de que estas son el marketing boca a boca del presente.  

Los datos se pueden aplicar a muchos más terrenos, ya que en muchos más sectores esta es una manera de darse a conocer entre los potenciales compradores y para estos esta sigue siendo una vía que consideran fiable para descubrir tiendas. Para los consumidores, de hecho, y según datos de otros estudios, esta sigue siendo la fórmula en la que más confían para descubrir tiendas. Cómo hacer un seguimiento del marketing boca a boca Pero para los responsables de marketing esta forma de llegar a los consumidores parece, en cierto modo, mucho más rudimentaria y mucho menos medible y 'estudiable' de lo que lo son otras estrategias.  

 

Y esto, en la era en la que los marketeros quieren medirlo todo y en la que necesitan poder extraer datos de todo, parece un serio problema. Si no se puede medir, no parece una cuestión que pueda ser contabilizada y cuyo retorno pueda ser tenido en cuenta. Sin embargo, sí se puede crear un método y hacer un seguimiento del marketing boca a boca, como recuerdan en un análisis publicado en Forbes. Para ello, solo se tendría que dividir lo que se hace y cómo se hace en diferentes puntos. En el análisis, separan la cuestión en lo que llaman, por sus iniciales en inglés, las cinco 'tes'. En castellano serían los hablantes, los temas, las herramientas, el tomar parte y el seguimiento. Los hablantes son, básicamente, los que hablan. Son quienes inician el proceso de contagio boca a boca de la marca, tienda o producto.